martes, febrero 15, 2011

San Valentín o... Cupido

Otro año más de San Valentín.
Algunos para esa fecha preparan su kit de flechas, su mejor arco, peinan las plumitas de las alas y salen a revolotear alrededor de su amada.
Para otros es una fecha donde dejan las flechas para otra ocasión. Y otros las recortan para retroalimentar sus instintos asesinos.
Digamos que el amor nos lleva a dar una vuelta en su montaña rusa y como buenos bipolares podemos estar allá cerca de los cumulus nimbus o regodearnos en las llamas del infierno.
La cabeza trabaja frenéticamente a favor o en contra de nuestro frágil equilibrio emocional. Imagina, supone, desea, propone, fantasea, planifica, argumenta, idealiza, recuerda, repite, en fin, enloquece nuestra cabeza a veces para bien y otras tira 280 volts fundiendo lo poco que queda en pie.
Cupido es travieso, infantil. No piensa a quién va a lanzar sus flechas. Dispara, acierta y pasa. Pero sobre todo no crece. Sin pasión el amor no crecerá jamás.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.