jueves, julio 31, 2008

Mediterráneo o... turquesa libertad

Nos conocímos a casi 13000 kilómetros de mi ciudad y algunos menos de la tuya. Sin embargo desde un primer instante hubo mucho entendimiento, simpatía y no nos separamos más por casi dos semanas. Paseamos, salíamos juntas o en grupo, y parecía que nos conocíamos de toda la vida. Yo luego enganché con otros itinerarios y vos regresaste a tu país.
A mi regreso de mis largas vacaciones andaba cerca de tu ciudad pero los tiempos estaban muy justos como para que te llegaras al aeropuerto a hacerme el aguante y tomar un café esta vez como reencuentro. Lamentaste que no hubiera tiempo y yo también lo sentí.
Este año, casi estuve a punto de tomar un descansito por tus tierras pero algunos planes y algunos compromisos laborales no permitieron coordinar algo juntas. Sin embargo el teléfono a veces o sino la webcam me acercan tu imagen alegre de saberte un poquito más cerca de esta viajera porteña. Insististe que me llegara visitarte y qué estaba haciendo de vacaciones en Baires cuando bien podría estar tomando sol y playa con vos.
Me dió ternura que te esmeraras con la cámara para alcanzarme ese turquesa del mediterráneo a través de una lente que no entendía de contrastes. Sin embargo gracias a que el sol empezaba a apartarse de tu balcón, comenzaron a aparecer las palmeras, el cabo y ese azul maravilloso que se funde con el cielo.
Esta porteña que conoce de asfalto, baches y viejos adoquines, es una agradecida por esa imagen semi congelada que me recuerda a la libertad.
Se produjo un error en este gadget.