viernes, agosto 31, 2007

Haciendo memoria de amantes


Y sí. Pasó un montón de tiempo desde que nos conocimos. Ya hace como casi 10 años!! Siiii desde el '98. Encuentro. Amantes. Amigas (ya sé que no aplico, pero es mi términos con mis significados). Distancia por esas cosas de las vida. Algun que otro cruce casual. Reencuentro. Amantes nuevamente. Cada una por su lado. Cada una con lo suyo. Compartiendo cada tanto un encuentro, caricias y deseo.
Ella me lo recordó así:

Sí. Siempre me olvido que la primera vez fue en el Teatro Regio, viendo “Señorita Corazón” (pobre Gabriela Epumer, nuestra “hada madrina”, ya no es testigo de esto...). Nos presentaron. Me acerqué con mis hoyuelos de rigor y vestido celeste. Nos dimos un beso. La segunda vez, fue la ida al cine con D y S. “La camarera del Titanic”. Luego café y charla de las 4 en La Plaza. Luego, tus hondanadas de mensajes vía mail. Nuevo cine, las dos solas. Me hiciste ver Austin Powers por Liz Hurley. Yo me la banqué, pero por vos.
Me pasabas a buscar por todos lados. Siempre decías estar “por ahí”. Una tarde, yo había terminado de dar clases y te vi en la puerta, sonriente con anteojos negros. Me llevaste a la que iba a ser mi nueva casa. Estaba todavía vacía. Nos sentamos en el suelo. Desde allí, sin tocarnos ni un pelo me hablaste de vos, de tu familia, las mudanzas, los viajes... No tenía nada para ofrecerte en el depto minúsculo y vacío. Por eso fuimos a tu casa. Abriste tu freezer para ofrecerme el oro y el moro. Cominos rabas... pero no quisiste usar la mesa del comedor (en aquella época tenías mesa y sillas y mini-gym y ...), así que me llevaste junto con la bandejita a la cama. Te quitaste los anteojos y te miré de cerquita. Tomé al delantera desde la ironía: tenés las pupilas dilatadísimas, ¿sos miope, verdad? Tenías las pupilas dilatadas. Estabas tan deseosa de acercarte como yo. Bien sabía yo que la excitación dilataba las pupilas y aceleraba el pulso... Me incliné hacia atrás y quedé recostada sobre tus benditos almohadones. Te me acercaste. Creo que fui yo la que te di el primer beso. No estoy segura. Nos revolcamos desaforadamente el resto de la noche (no sé por qué, pero esa era época de vestidos, el de ese momento era de flores rojas. ¡¡Qué poco lo usé esa noche !!).
Y así comenzó la historia.
(Me callo, te acomodás y nos dormimos. Porque mi culo cabe perfectamente en tus caderas y tu mano izquierda en el hueco protector que le ofrecen las mías. A veces, simplemente todavía así sucede. Porque, simplemente, así debe ser.)

sábado, agosto 25, 2007

Purity Test

Y sí mi pureza no es al 100%

Your Kissing Purity Score: 43% Pure

You're not one to kiss and tell...

But word is, you kiss pretty well.

miércoles, agosto 01, 2007

Cuando alguien me gusta mucho...


Estoy histérica.
Tengo retorcijones de panza o algo muy parecido, antes de encontrarnos.
Me arreglo el pelo como 50 veces frente al espejo. Me pongo gel. Agrego cera. "Control Gel". "Efecto Natural". "Efecto Molhado". El pelo cada vez peor. Me vuelvo a lavar el pelo para sacarme todo el "fratacho" que tengo. Me seco con la toalla. Me seco un poco con el secador a ver si queda "CASUAL". No way... El ciclo comienza nuevamente.
Escribo y pretendo tener inspiración.
Hago gimnasia 3 veces por semana unas 2 horas por día. Me doy cuenta que no es suficiente con esa rutina y decido correr por el Rosedal. Correr y correr. Pero correr mucho.
No como más que ensaladas.
No tomo más que agua. Salvo que esté en un boliche donde no tomo nada menos a 14° de alcohol para que me relaje. Trato luego que la lengua no llegue al punto de empaste y que el cerebro continúe autónomamente permitiendo mostrarme "lúcida, locuaz, ocurrente".... Craso error...
Chequeo los mails en mi oficina cada 10 minutos, aprovechando la banda ancha.
CHequeo nuevos SMS a mi celular.
Chequeo que mi celular tenga señal.
Chequeo que mi celular tenga suficiente batería. No sea cosa que la próxima llamada me la agote de un saque. Traje el cargador??
Aprendo alguna canción para cantársela. Descubro que debo urgentemente tomar clases de canto. Desafino como un perro atropellado.
Aprendo alguna receta para cocinarle. Por las dudas la pruebo antes, un día cualquiera.
Salgo a comer con ella y pero el estómago se me cierra automáticamente apenas me dan la carta. No puedo tomar más que líquido. Otra copa por favor??
Hago nuevos planes para nuestros próximos encuentros: salidas al cine, a comer a un nuevo lugar, a bailar.
Estoy en un boliche y con cara de boba no hago más que ver como baila de esa forma que me seduce tanto.
Me pongo ese perfume con el que yo siempre quedo embriagada y que si fuera la otra terminaría a mis propios pies :P Deseo que se me acerque atraída por él, y que hunda su cara en mi cuello y quede allí.
Se produjo un error en este gadget.