miércoles, abril 16, 2008

Sumemos millas (terrestres)... o metele pata


Por ir a verla, en poco tiempo comencé a sumar millas.
Cuánto es una milla?? Un poco más de medio kilómetro.
Por día entre 30 y 43 millas. En kilometros llegué a hacer unos 70 km mínimo promedio.
Conozco todos los controles policiales de capital y del suburbano. Esos suburbios que para mi ignorancia tuvieron el privilegio de aparecer en un documental de América TV donde Facundo Pastor lo mostraba como el más peligroso de la provincia de Buenos Aires.
Para mí no hay horario, ni control, ni distancia, ni villa peligrosa que valga. Eso lo saben bien quienes me conocen. Con capa o trabavolante. Con inconsciencia o valor, allá iba entre asfalto, pozos, inundaciones, temporales o adoquines por medio.
Velocidad promedio mejor no decirla. Lo mejor es a las 4 de la mañana porque voy como por tubo y ahí puedo aprovechar la despejada General Paz para luego bajar como avión por la Lugones.
Miles de veces no hubo estilo musical que despreciara. Desde el chill, al electrónico, pasando por el reggaeton y muchas veces acompañando a David Bisbal en Cuidar de este amor, como 800 veces. Pero todo valía para mantenerme despierta hasta llegar a casa si era que no me quedaba en su casa.
Horas diarias de sueño?? Promedio unas 2 o 3.
Muchas veces quedaba mi máquina plateada estacionada a la intemperie apenas al cubierto por una galería que no daba de ancho. Miles de noches he quedado "durmiendo" en su cama, tomando cuidado que ni sus padres nos oigan o que su hija aparezca desvelada por la madrugada a grito pelado preguntando por ella.
Otras con mayor libertad ha quedado en la mía. Otras hemos sido 3 en casa con musiquita de los Backyardigans de fondo.
Más de una vez salí de urgencia por cuestiones familiares de ella donde mi córcel de plata siempre estaba lista como fiel compañera no solo para mí. Llegó a ser una nueva integrante aparte de mí.
Llevé a recorrer los casi 100 barrios porteños. Fui una BA-Greeter (guía de Buenos Aires) completa.
El "Camino de Cintura" tambien ha sido otro recorrido por mí explorado. Lleno de telos a izquierda y derecha. Y nada mejor a veces que un ta-te-ti apresurado en la elección del "hotel" para nuestro refugio e intimidad aunque sea por 3 horas. Ese tiempo siempre el mejor invertido.
Qué pánico aquella noche al salir y ver que la visibilidad sobre el puente no era mayor a una cuadra. Lagunas enormes que tuvimos que atravesar como si fueramos en lancha, hicieron que la alarma del auto fuera inaudible por 2 días seguidos. Faltaba solo el granizo.
Otra vez nos pararon 3 tipos. Tenían un Fiat viejo con baliza azul colocada sobre el techo al costado. Vestidos de civil, mal afeitados, feos, con cara de pocos amigos, chalecos con las siglas PFA recortadas y cocidas como el peor pathwork. Linternas, handy y fusil poco friendly. Papeles del auto. Documentos de la acompañante también. Averiguaciones. Handy. Anotaciones. Miradas hacia nosotras. Miradas al auto. Más consultas vías handy. Más anotaciones Y la inquietud que no fueran realmente de un control policial. Finalmente me pidieron disculpas y nos devolvieron la documentación. Ahí ya los ví friendly y me alegré que pudieramos seguir con nuestro recorrido hacia la provincia. Estabamos a pocas cuadras del límite.
En fin, las aventuras o situaciones siguen muchas veces siendo insólitas para mí. Me veo por lugares que no hubiera ni pensado. Me veo en horas disparatadas. Me veo y no sigo sin salir de mi propio asombro. Bienvenido sea el asombro ;)

8 comentarios:

marga dijo...

qué no hace una por un gran amor... de paso se conoce la provincia, el país, el mundo...

Colegio de Monjas dijo...

Yo creo que todo lo que involucre la entrega hace que seamos capaces de todo.

mas de mi que de... lirio dijo...

Preciosa... lo se, lo se, eres capaz de todo pero porfi, cuídate que para mi eres unica y aunque solo sea de lejos te necesito enterita.
Besitos y mas besitos

Colegio de Monjas dijo...

Gracias Lirio, sigo enterita :) Te extraño.

yiya dijo...

Que hermosos que escribis y que suerte que has vuelto a hacerlo..
Cuando leia tu relato recorde las peripecias que haciamos con mi chica para vernos!!!
Hoy para mi es un recuerdo hermoso cuando la veo dormir a mi lado..
Un beso

Colegio de Monjas dijo...

Gracias Yiya y acá estoy nuevamente y gracias por volver a leerme.
Es interesante saber que hay cosas donde los límites no son tan claros.

Anónimo dijo...

hoy descubrí colegio de monjas... que maravilla este blog je
yo tambien tengo mil millas acumuladas en las idas a ver a mi chica, no veo la hora de tenerla todos los dias en mi camita. saludos!!

Colegio de Monjas dijo...

Gracias anónimo :) en la ruta ya ves, me has descubierto. Entre milla y milla. Que los caminos deparen siempre horas felices ;) Espero tambien tu regreso.

Se produjo un error en este gadget.